Venezuela Apuesta a la Pelota Olímpica

Venezuela apuesta a la pelota olímpica

Treinta y cinco (35) pelotaris y dirigentes venezolanos completaron satisfactoriamente el curso de reglamentos internacionales de Pelota Vasca y Frontball

En aras de continuar la preparación para la inclusión de nuestras modalidades de Pelota Vasca en los Juegos Olímpicos. Desde la Federación Venezolana de Pelota Vasca se publicó la convocatoria de la Federación Panamericana de Pelota Vasca, Federación de Estados Unidos y la Federación de Guatemala, para un curso de 3 días con todo lo referente a nuestra pelota, en lo que refiere a reglamentos internacionales.

 

El martes 11 de agosto se realizó la apertura del programa, con palabras de los tres representantes de cada una de las federaciones convocantes (Enrique Blas, Marcello Filipelli y Xabier Berrueta).

 

Alejandro Varela desde Uruguay (Arbitro) abriría la ponencia de los deportes con la lectura y análisis de la más nueva de las modalidades: el Frontball. Deporte que se juega en una cancha sin pared de revés, al estilo “Plaza Libre”. Con frontis de 5 metros de alto por 7,5 metros de ancho y con cancha de 15 metros de largo por 7,5 metros de ancho. Su juego es sin herramientas, por lo que únicamente se puede desarrollar con la mano, acompañada de una pelota de material sintético (caucho), con peso de 65 grs.

 

Los días jueves 13 y 14 de agosto, dos ponentes desde Argentina (Juan Pablo Balbi) y México (Elizabeth H. Lascurain), llevaron a cabo el Reglamento Internacional de Pelota Vasca en todas sus modalidades, dada lo extenso del material.

 

Encuentro virtual vía Zoom que finalizó el mismo viernes 14 y en la que treinta y cinco atletas, entrenadores y jueces venezolanos finalizaron.

 

         Caracas: Joseba Barreda, Ibane Azpiritxaga, Asier Zenarruzabeitia, Karmele Larrauri, Gotzon Lacasa, Ekaitz Lacasa, Irantzu Leunda, Gaizka Ezponda, Alexander Dios, Robert Patrizio, Gary González, José Luis Sánchez, Andrés Rodriguez, Diego Vergara, Diego Bastos, José Luis Díaz, Robert Mujica.

 

      Mérida: Miguel Fernández, María Alejandra Borges, Diana Rangel, Francisco Padilla, Carlos Moffa y Adrián Salas.

 

   Monagas: Kelvin Suárez, Adriana Cabello, Soley Cabello, Daniela Vásquez, Alexis Pérez, Jackelin Fernández, Eduardo Suárez, Julio Longart, José Miguel Tinoco y Lisandro Vargas .

         San Carlos: Luis Farfán

El Txoko: Tradición De Servicio

El Txoko: Tradición de Servicio

Gran parte de la comunidad vasca que llegó a Venezuela a partir del año 39, ha formado parte de la historia del Colegio San Ignacio y por supuesto de OSCASI y La Verbena”

 

Cada año entre febrero y marzo, la comunidad del Colegio San Ignacio se une en esfuerzo, energía y corazón en torno al mismo evento, “La Verbena de las Verbenas” . 

 

Este evento benéfico, tiene como objetivo recaudar fondos para la Organización Social Católica San Ignacio, OSCASI.

 

Gran parte de la comunidad vasca que llegó a Venezuela a partir del año 39, ha formado parte de la historia del Colegio San Ignacio y porsupuesto de OSCASI y La Verbena. 

 

Todo comenzó hace aproximadamente 55 años, cuando Arantxa Badiola de Azpiritxaga, Valentiñe Alvizu de Calvo y Maricarmen Achurra , decidieron hacer lo que mejor sabemos hacer los vascos, llevar comida casera para compartir a un evento que hasta ese momento sólo incluía rifas, juegos y competencias, creando a partir de ese momento, el primer kiosko de comida dentro de La Verbena. 

 

Son muchísimas las familias vascas que a lo largo de los años han trabajado duro y con mucho cariño poniendo ese toque casero y familiar a los platos que se ofrecen en el Txoko Vasco, así como ayudando en la venta, haciendo donativos y por supuesto también siendo clientes fieles. 

 

Este año 2020 La Verbena estaba pautada y preparada para celebrarse el 22 de marzo, y por causas conocidas por todos tuvo que ser suspendida. No celebrar la verbena implica perder el evento de recaudación principal de OSCASI, y dejar sin presupuesto de reposición a esta gran labor.

 

Oscasi tiene 2 escuelas en el barrio unión de Petare., en las que brindan educación, atención médica y alimentación completa a 150 niños y todo el personal que forma parte de la comunidad escolar. Esto representa una labor titánica, por decir poco…  y en esta labor también han participado muchas mujeres de nuestra comunidad de Eusko Etxea aportando su ayuda como “mamás lectoras” , dando talleres de manualidades, clases de matemática entre otras labores. 

 

Durante el desarrollo de los últimos 4 meses y medio, las escuelas tuvieron que cerrar sus puertas, sin embargo, OSCASI no se quedó de brazos cruzados, por el contrario, se organizaron para llevar atención personalizada en términos de salud, orientación sobre COVID19, tareas dirigidas y sus 3 comidas diarias a las casas de cada uno de sus alumnos.  

 

Dadas las circunstancias, está claro que al menos hasta finales del 2020 OSCASI tendrá que continuar la misma modalidad de escuela y atención en el hogar, manteniendo en funcionamiento sus comedores desde donde les hacen llegar sus 3 comidas al día a cada alumno, por lo que el presupuesto es imperativo y la idea de no continuar con la labor está descartada.

 

Es por esto que el Domingo 16 de agosto celebraremos nuestra Verbena Virtual, de la que podrás disfrutar suscribiéndote al canal de YouTube de OSCASI en este link: https://m.youtube.com/channel/UCIcutMkPvJ2ojToL1L0nhkw


Siguiendo en Instagram a: @Txoko.Vasco y @oscasi y realizando tu valioso aporte a través de cualquiera de
estas modalidades:

 

1. A través de la plataforma de
Globalgiving: https://www.globalgiving.org/projects/petare-vzla-health-and-nutrition-150-kids-in-need/

 

2. Paypal: padrinos@oscasi.org

 

3. Amerant: a nombre de ORGANIZACIÓN CATÓLICA SAN IGNACIO, 

cuenta corriente # 7300212406 

Dirección: 220 Alhambra Circle,
Coral Gables, Florida 33134, USA

ABA: 067010509

SWIFT: MNBMUS33

 

3. Transferencias en Bs. a Banesco
anombre de: ORGANIZACIÓN SOCIAL CATÓLICA SAN IGNACIO (OSCASI), Rif:
J-30082106-4 

Número de cuenta: 0134-0351-11-3511006332

 

4.Realiza tu aporte con paypal o tarjeta de débito o crédito internacional a través del link recargaonline.creska.com de manera rápida y sencilla siguiendo las instrucciones del video

 

*Es importante que coloques que tú aporte lo haces en nombre del kiosko Vasco y nos envíes a este correo kioscovasco@gmail.com_ el comprobante para darle seguimiento a los aportes el
día de la Verbena*


Compartimos contigo el paso a paso, si dentro de tus posibilidades se encuentra apoyar esta hermosa labor.

 

¡¡¡Gracias por hacer la
diferencia!!!

 

Nos vemos el domingo 16 de Agosto
en nuestra Verbena LIVE


Mila esker bihotz bihotzez



6 Ciudades, Al Son De La Guitarra

6 Ciudades, Al Son De La Guitarra

“La tecnología nos hace mantenernos cerca, aunque estemos lejos. Así, disfrutamos de nuestros San Fermínes 2020”

Este año 2020 nos hemos quedado sin juntarnos físicamente. Telemáticamente ha sido distinto.

Todos los países que conforman a la diáspora vasca a nivel mundial ha fomentado el uso de la tecnología como medio de unión, entre nuestras casas y quienes participan en ella.

El Centro Vasco de Caracas durante el confinamiento ha impulsado diferentes propuestas, en pro de la colectividad vasca en la capital venezolana como medio de distracción para sus allegados. 

La segunda semana de julio se celebran en Pamplona, los San Fermines. Es por ello que la propuesta de este año ha sido un concierto y entrevistas a algunos artistas que hacen vida en la comunidad venezolana, pero en diferentes países. 

A las 18:00 horas de Caracas comenzaba un “Live” a través de Youtube de la mano de Mikel Maury y Santiago De La Fuente, ambos jóvenes cantautores que dan voz a la banda juvenil Anakena y que actualmente residen en Madrid. Fueron entrevistados por la periodísta Ane Azpiritxaga Urcelay, quién se encuentra en Dublín por estudios.

Una entrevista amena en la que discutieron desde la sencillez de dos jóvenes que se convirtieron en una de las bandas más escuchadas tanto en Madrid como en Venezuela, de manera inesperada. Según comentan. 

Al término de ella, salieron al aire Zurbarán (Yunior Lobo) y Ane Lore Badiola Cabruja. El merideño en la actualidad se encuentra en Bilbao por trabajo y sigue desde allí su carrera musical. Muy ligado al Centro Vasco de Caracas recuerda vivencias en sus instalaciones, frases y su sentimiento hacía la colectividad vasca en Venezuela. 

A su vez, conversó de la inspiración en sus letras y su amplio recorrido musical desde los 18 años de edad. Ane Lore Badiola Cabruja, fue quien llevó la entrevista. La vasco-venezolana actualmente reside en Barcelona y se encuentra de paso por Bilbao por motivo de visita a un familiar. Amena tarde nos hicieron disfrutar ambos, que hasta a alguna “trivia”  se animaron. 

Ambos dieron paso a Tropical Man Go, quien vive en Miami y es baterísta de la ya muy bien conocida agrupación venezolana Vinilo Versus. Mangan, lleva un proyecto como solísta muy interesante. Una propuesta musical a la que el mismo le ha puesto nombre “Indie Coffe”. De dicha propuesta entonó tres temas, uno recién salió “del horno” el pasado viernes “Love, Love, Love (Where`re you)”

Agradeció su participación en estos San Fermínes virtuales y resaltó su nexo con la cultura vasca en Venezuela. 

Para dar cierre, Mikel Aitor. Un artísta nacido en Donosti pero que se crió en Venezuela y hoy vive en Los Ángeles California. 

Junto a su guitarra entonó tres temas de su nuevo álbum que saldrá a la venta el próximo mes de septiembre con uno de ellos sin estrenar al público aún. Una propuesta musical muy fresca y con ritmos latinos marcados. 

El donostiarra, fue quien despidió la tarde al son de celebración de estos San Fermínes atípicos.

Esperamos pronto reencontrarnos todos en nuestra casa y poder disfrutar de la música y de las entrevistas de todos los involucrados en esta hermosa iniciativa.

Seis ciudades distintas, con un grito en común “Gora San Fermín”

Si quieres disfrutar del vídeo nuevamente puedes hacerlo a través del vídeo incluido en la portada.

Nuestro Primer Presidente

Nuestro Primer Presidente

“En aquél modesto primer Centro Vasco de Velázquez a Cipreses, vino a ocupar la presidencia un hombre modesto también”

Natural es que entre una institución y el hombre a cuyo impulso ella surgió a la vida exista una similitud de características que, a simple vista revelan la estrecha relación que a ambos vincula.
 
Pero no es tan fácil que una entidad como el Centro Vasco, cuya creación no fue ni podía ser la obra de un hombre, sino algo que nació en virtud de una necesidad espiritual que, hondamente, se hacía sentir entre los dispersos miem­bros de una comunidad nacional que, arrojados de su solar inmemorialmente poseído, habían de rehacer sus vidas en lejanas aunque acogedoras tierras, encontrase, desde el primer instante de su constitución, un hombre tan cabal­mente representativo de toda su razón de ser. Y, sin embargo, así fue.
 
Porque, en aquel modesto primer Centro Vasco de Velázquez a Cipreses, vino a ocupar la presidencia un hombre modesto también, sin títulos académicos ni económicos de ninguna clase. Porque, para representar entre los vascos de aquí a la Patria lejana, fue elegido un vasco típicamente racial. Porque cuando la institución comenzó a moverse, al principio con modestia y con más ambi­ciones después, se fue viendo que, al compás de la posibilidad de cada momento, en los problemas puramente domésticos, lo mismo que en aquellos otros de proyección externa, actuaba con sencillez, pero con consumada prudencia, con una enorme dosis de ese sentido práctico que no se compra ni se hereda, y de ese instinto diplomático que no se aprende en los libros ni en las aulas univer­sitarias, un hombre hecho para comprender y ser comprendido, para estimar y ser estimado, vale decir, un dirigente nato, aun sin ambicionarlo ni proponérselo siquiera.
 
Cómo fue valorada su actuación se vio al cabo de pocos años cuando —caso muy raro en nuestros medios— fue reelecto en su cargo presidencial, y se con­firmó después, al ser elegido —caso ya único— para Presidente otra vez.
 
Y, desde entonces, sin necesidad de más reelecciones ni nombramientos espe­ciales, todos sentimos que aquel nuestro primer Presidente sigue y seguirá ya gozando siempre de esa categoría, en la estimación de todos los socios.
Todos lo sentimos así, al ver atravesar el salón, repartiendo y recibiendo en cada mesa abrazos y saludos, a ese noble valor humano acuñado en metal vasco: a ese hombre bueno, hecho todo de comprensión, cordialidad y simpatía que se llama José María de Echezarreta.
 
En este recuerdo al primer presidente del Centro Vasco, también merecen nuestro recuerdo y gratitud aquellos hombres que en Agosto de 1940 co­menzaron a idear y proyectar el pri­mer Centro Vasco. Ángel Aznar, Mari Aríño, Triki Azpiritxaga, Bitor Elge-zábof y Blas Gara ¿te vienen a estas páginas de la revista def 20 aniver­sario? para que les rindamos nuestro homenaje y constatemos nuestro agra­decimiento.

Editorial Xamezaga – Xabier Amezaga

Jone, más allá de lo obvio

Jone, más allá de lo obvio

“Si fijas tu mirada en algo más allá de lo obvio, consigues miles de momentos que te permiten ver la vida de una forma muy diferente”

Hoy se han publicado los tres (3) ganadores del “Concurso de Fotografía en Casa” de la Unión Europea en Venezuela. En el podio se encuentra Jone Leizaola, quien ha hecho méritos para ser una de los mejores.

Quienes conocen a Jone saben el valor de persona que representa, una mujer sonriente y feliz. La familia Leizaola para el Centro Vasco de Caracas, no sólo representa la afinidad sanguínea con el ya fallecido Lehendakari Leizaola, sino también, desde sus inicios, forjaron el compromiso con la comunidad vasca en Venezuela y han sido partícipes de todo lo acontecido en la colectividad.

La pequeña de los hermanos Leizaola Aretxabaleta, se animó a participar en la iniciativa promovida por la Unión Europea con sede en Caracas y ha dejado una bonita huella en su pasar, siendo segunda de la contienda. Con la fotografía que lleva como portada esta nota.

Entrevistamos a la homenajeada:

  1. ¿Quién es Jone Leizaola? 

             Soy una mujer nacida en Caracas, de aitas vascos, profundamente enamorados de Venezuela. Esposa de Pedro, que a pesar de su apellido vasco, es más venezolano que una arepa, y madre de Maialen y Pablo. Una chica bastante normal.

  1. ¿A qué te dedicas?

            Trabajo con mi hermana Libe en una clínica oftalmológica, donde hemos tenido la suerte de poder atender a muchas personas de nuestra comunidad vasca. Me encargo de que las cosas estén encaminadas. Soy un poco “todera”

  1. Si vamos a hablar de un “hobbie”, tendremos que preguntarte ¿cuáles son tus hobbies?

           Soy una persona muy familiar. Me gusta mucho viajar dentro y fuera de Venezuela con ellos. Desde hace un año también descubrí que me encanta la fotografía y pues gracias a amigas que me empujaron un poco, empecé a estudiarla.

  1. ¿Tienes experiencia previa en fotografía?

          He hecho varios cursos en Roberto Mata Taller de Fotografía, pero básicamente soy una novata. Mi profesor de primer nivel fue Iñaki Zugasti… ahí empecé a enamorarme de este mundo. Durante la cuarentena he tomado algunos cursos online también.

  1. ¿Qué te motivó a participar en el concurso?

        Pues la verdad es que fueron mis amigos que me animaron. Cuando empezó la cuarentena dije, voy a hacer un diario visual de lo que pasa en nuestra casa. Lo tomé como un proyecto, sin saber mucho si iba a continuarlo. Total, que ha sido una válvula de escape para mí. Me permite tomar el tiempo de buscar cosas lindas dentro de un mismo espacio. Me permitió darme cuenta de esos micro momentos que pasan y a veces ni nos enteramos. Así salió la foto con la que concursé.

  1. Sabemos qué, desde antes de ser publicado el concurso, ya retratabas la forma en la que llevabas el confinamiento junto a tu familia ¿fue fácil determinar la fotografía ideal a concursar?

         Nos pidieron enviar 3 fotos. Técnicamente sabía que las mías tenían muchos errores, pero  confié en apelar al sentimiento más que a la composición. Ese momento, cuando la bisabuela de mis hijos quería abrazarlos, pero sabía que no debía… fue increíble. Era una mezcla de sentimientos enorme. Creo que lo pude plasmar en la fotografía.

  1. Sobre la fotografía: vemos que es una captura espontánea, lo cual le da al que observa cierta identidad, sabemos que los actores no fueron puestos por arte, sino de la naturalidad de un día cualquiera ¿qué buscaba retratar Jone?

         Esa foto la tomé el día de la madre. Para la familia de mi esposo, es una fecha muy importante que siempre celebramos juntos. Él tiene la dicha de que su mamá y su abuela están vivas y saludables. Decidimos que les íbamos a llevar unas tarjetas que hicieron los niños, una torta y algo de tomar, pero que lamentablemente, no nos quedaríamos a celebrar con ellas por el tema del Covid. La visita se redujo al portal de su casa y duró unos pocos minutos. La abuela de Pedro hizo ese gesto de querer abrazarnos pero no poder hacerlo de verdad. Al lado está mi suegra y los que están de espaldas son mi esposo y mi hija Maialen. 

  1. Cuéntanos tu experiencia en el concurso: fases previas a los 10 finalistas, una vez entre los 10 mejores ¿cómo te sentiste?, el último día y sabiendo que estabas de 2da en la clasificación ¿qué hiciste?

       Pues fue muy cómico porque dos amigas mías me mandaron el anuncio del concurso. Yo la verdad es que soy como Calimero y pensé, nooo que va, no mando nada. El último día que se podía mandar las fotos mi amiga insistió, me dijo Jone es súper fácil, solo manda 3. Total, que a eso de las 11.30 pm dije, bueno no pierdo nada, nadie se va a enterar y listo. Las mandé con cero expectativas. Luego me llegó un correo que habían extendido el plazo de revisión de las fotos porque habían recibido muchas. Total, que cuando salieron las 10 fotos clasificadas, lo publicaron en Instagram y yo ni me enteré. Fue otra vez mi amiga que me llamó y me dijo que mi foto estaba ahí. La verdad es que no me lo podía creer. Ahí empecé como loca a mandarle el link a todo el mundo porque los 3 primeros puestos se escogían por “likes” en Instagram. La gente fue demasiado linda y empezaron a hacerme campaña. Un pocotón de personas, entre ellos ustedes, postearon la foto para ayudarme con los “likes”. De eso siempre estaré muy agradecida.

  1. ¿Qué mensaje, desde tu “hobbie” y el confinamiento le das a la comunidad en Venezuela?

      Que la felicidad no es un estado. Más bien son momentos, pequeños, cortos, sublimes. Eso lo he aprendido a través de las fotos. Si fijas tu mirada en algo más allá de lo obvio, consigues miles de momentos que te permiten ver la vida de una forma muy diferente.

  1. ¿Alguna cosa qué quieras agregar?

   Nada, que sigamos buscando los lugares comunes. Las cosas que nos unen como comunidad. Lo lindo dentro del caos. Que sepamos que si bien no todo es bonito ni bueno, siempre hay espacios para sacar aprendizajes.

     

La felicidad no es un estado. Más bien son momentos, pequeños, cortos y sublimes” Jone Leizaola

La Importancia De Los Centros Europeos En Venezuela

La Importancia De Los Centros Europeos En Venezuela

Para dar cierre a la celebración del Mes de Europa, los presidentes de algunas instituciones han puesto su voz para resaltar la importancia de nuestras casas en Venezuela.

Somos sinónimo de encuentro y difusión de la extensa cultura europea que arropa esta tierra. 

Europa para los europeos en Venezuela representa bases sólidas, unidad y apoyo en pro del bien común. Es pasado, presente y sobretodo futuro.

Hemos visto crecer a este país y nos sentimos agradecidos de haber sumado en su crecimiento. Somos parte de él. 

¡Qué viva Europa en Venezuela!

Un Regalo Para Europa

Un Regalo Para Europa

La Coral Alaiak de nuestra Eusko Etxea no deja de emocionarnos.

Desde el confinamiento que vivimos a nivel mundial siguen entonando sus voces y ensayando para lo que será el “II Festival Coral Interclubes”, que como es bien sabido tendremos la dicha de ser anfitriones en el mes de noviembre. 

Este año han aprovechado la invitación de la Unión Europea a participar en el 70 aniversario de la institución, que como ya
conocemos dio sus primeros pasos tras la declaración de Schuman el 9 de mayo de 1950. Y le han enviado este hermoso trabajo.

Para el Centro Vasco de Caracas es un lujo poder contar con la participación activa de la Coral Alaiak, y es que desde sus inicios, no han dejado de enamorarnos con cada canción.

Su organización es importante y nos sentimos complacidos de tener al director Robert Inojosa, quien con gran esfuerzo y dedicación da vida a la Coral. Esta vez, tres ex-integrantes que hacen vida fuera de nuestras fronteras se han unido al llamado y pusieron sus voces con las de sus comapañeras. Hablamos de Yula Álvarez, Nekane Barrondo y Katalin Leizaola.

La edición y montaje del vídeo estuvo a cargo de Mikel Maury, quien creció en esta casa y ahora da voz a una de las bandas juveniles venezolanas más famosas “Anakena”

La canción interpretada es “Txoria Txori”, naturalmente es un poema de Joxean Artze.  Habla sobre la libertad y la posesión, el dominio y el respeto entre personas y animales. Existe un dilema, cuando se quiere a una persona —o a un animal— hay que elegir entre atar la persona y poseerla como si fuera un ave en una jaula, con lo cual deja de ser el ave que nos fascina, o bien amar a la persona como es, disfrutando de su forma de ser natural, y respetándola, de forma que si quiere irse, en todo momento pueda irse.

 

Mikel Laboa en el año 1968 sería quien estando junto a su esposa en un restaurante de San Sebastian, al ver las servilletas impresionados por los versos de Artze. Se llevaría a casa un ejemplar y le podría música.

 

Nuestra Coral Alaiak la versiona y nos deja este hermoso recuerdo

 

Hermosa labor la que realizan todos por mantener y difundir la cultura vasca en Caracas.

Venezuela Esto Es Pizkunde – Xabier Amezaga

Venezuela Esto Es Pizkunde - Xabier Amezaga

Aquel «Pizkunde», no tuvo empacho en acudir al Algodonal (Sanatorio Antituberculoso) motivados por su es­píritu solidario, a ofrecer su música a los enfermos o a los presos de la Cárcel Modelo, etc. Logró también, en su se­gunda etapa, un gran triunfo a partir de la interpretación de la Novena Sinfonía de Beethoven, bajo la batuta del Maestro Galarza, que por primera vez se escuchaba en la capital, de viva voz o cuando entonó el Aleluya de Haendel, dirigido entonces por Paulin Urresti, en un montaje teatral que se rea­lizó en el Nuevo Circo, sobre la Pasión de Cristo.
Entre las notables interpretaciones del Pizkunde, anota­mos la colaboración que el gran maestro Antonio Estévez so­licitó a fin de estrenar su Cantata Criolla y recibimos el honor de comenzar los ensayos bajo su dirección en esta misma casa cuya fecha aniversario estamos celebrando. El Pizkunde, en este caso fue acompañado por el Orfeón Universitario y algu­nas individualidades.
El estreno de la Cantata Criolla consti­tuyó un hito en La Historia Musical de Venezuela. Existe una anécdota muy simpática, que sucedió cuando ya Caracas con­taba con una considerable proliferación de coros (algunos de colonias extranjeras) y se realizó un concurso, cuya base era el Himno Nacional. El «Pizkunde» obtuvo el 2° Premio, a pesar del gran enfrentamiento del Maestro Estévez con el resto del Jurado, ya que desde su punto de vista el ler. Premio lo merecía el «Pizkunde». ¡Lindos recuerdos!
Era la época en que la mística se filtraba por todos los rincones del alma vasca y además de algunos otxotes y hasta cuartetos que fueron surgiendo, tanto femeninos, como mas­culinos, un grupo de entusiastas muchachas, bajo la direc­ción de Sorne Uzkanga, formamos un coro femenino deno­minado «Txinpartak» cuyo estreno se realizó en el memora­ble programa que anualmente difundían las emisoras de tele­visión a beneficio de la Sociedad Anticancerosa. También se llegó a cantar en la Biblioteca Nacional, etc. etc.
Aun no se acaba la historia de los coros vascos en Vene­zuela y esperamos que así sea; el último que surgió fue el «Veneuska» que siguió cosechando triunfos, entonces bajo la batuta de Koldo Garmendía, músico y pintor que venía prodi­gando su hermosa voz por los diferentes templos de la capi­tal, en compañía de la infaltable presencia de Jontxu Bilbao. Este coro «Veneuska», luego de actuaciones, en teatros, tele­visión, etc. se hizo acreedor a un artículo en la revista litera­ria Imagen, con el título «Tres vascos…un coro» en aquel entonces bajo la Dirección del ilustre intelectual, y poeta ve­nezolano Pedro Francisco Lizardo. Dicha Revista aun se man­tiene en el mercado editorial.
No nos resignamos a cerrar el capítulo de los coros vas­cos en Venezuela, sin lanzar una semilla de esperanza, que ya soñamos en su germinar, conscientes de que existe un campo fecundo, tanto de jóvenes, adultos y… «niños», como ha ve­nido sucediendo en diferentes épocas de esta pequeña que ya se va haciendo larga historia y horadando en ella nos acerca­mos a los recuerdos hasta presenciar el inicio de aquellos «Coritos de Gabon» imbuidos de la mística que en sus co­mienzos significaba recoger fondos para nuestros hermanos
Así nació “Pizkunde”, esto es, Resurrección; el coro vasco tan amplia y ventajosamente conocido en la Venezuela de hoy que de ello es excusado hablar. Sus canciones son, naturalmente, aquellas que, preñadas de savia popular, vienen con sonido de siglos desde las entrañas de la verde Euskal Erria y, al posarse, con el aleteo de un ave invisible, en el corazón de cada vasco lo hacen vibrar con santos estremecimientos que nunca sabremos explicar. Maravillosas melodías que, como reinas del bosque, gustan de adornarse con rústicos atavíos; con el sencillo ropaje de unas palabras intrascendentes.
Palabras que en el “Aguí, Jaunak” nos traen la reverencia del saludo, y en “Goiko mendian” traicionan el resentimiento de! amante desdeñado; palabras triviales como las del “Iru txiío”, “Sagarraren”, “Orra of goiko” o aquéllas del “Ama, begíra zazu” en que la flor de la eterna coquetería femenina se abre presuntuosa, o aquellas otras, en fin, del “Bi-garren Kalez-kale” en que halla su expresión triunfal la irrestañable alegría déla raza que corean la trompeta deTxomín, el agridulce silbido del “txístu”, los agudos “irrintzis” que acuchillan el aire y el tintineo de los vasos que se alzan y chocan en un brindis al triunfo de esa esperanza que, sin cesar, reverdece entre los vascos. Porque, aun en estas horas negras de su historia, acosados por el más feroz de los odios y abandonados de los poderosos de la tierra, siguen creyendo con fe que nada ni nadie les podrá arrebatar, en un Dios de justicia y en la limpia causa de la libertad vasca.

Vía Editorial Xamezaga – Xabier Amezaga

El Nacimiento De Un Vasco Según La Mitología Vasca

El Nacimiento De Un Vasco Según La Mitología Vasca

Cuentan las antiguas voces de Euskal Herria, que en el principio de los tiempos, las emakumeak, daban a luz de pié, porque solo de pié se puede engendrar algo digno.

Durante nueve lunas, las panzas crecen, las caderas se ensanchan, y la vida, resultante del amor, se hace presente de arriba hacia abajo, como acercándose a besar la tierra que es la madre de todos los vascos.

Así lo había enseñado Amalur.
Los hijos se paren con cierto dolor, pero es un dolor que no importa que duela, porque es consecuencia de un acto de amor, y preludio de una gran felicidad, porque se logra la continuidad de la vida.
La vasca, mujer fuerte, generadora de gizonak y emakumeak laboriosas de bien, mientras pare, le va contando a la sorguina que oficia de partera, todas las ilusiones que guarda en su corazón para ese txiki que trae al mundo que Amalur creó para él.

La sorguiña va diciendo los conjuros del amor para que se cumplan los deseos de la amatxo, y de vez en cuando sacude una bolsa que contiene unos pequeños guijarros para que el niño conozca su pequeñez en el universo y no lo afecte la soberbia. También a su alrededor deben colocarse cosas que deben ser las primeras en sentirse, para que comience de inmediato su aprendizaje: plumas de halcón peregrino, para que su espíritu se eleve imitándolo, porque usa el viento en contra, para ascender y puede planear hacia arriba.

A un lado se pone un rulo de lana, para que sepa que nunca le faltará el abrigo de su familia, al otro se colocan algunas semillas, para que sepa que el pan se obtiene luego de morir el grano para crear el trigo vivo que crecerá y traerá mucha cosecha.

Un lauburu para que lo proteja siempre y un nudito hecho con los cabellos del aita y la ama, como sello de la promesa de amor que se han hecho.

A veces se ponía una pequeña eguzki lore, para que nunca le falte la luz del sol, protectora contra los males del mundo, y un poco de tierra, para que al tiempo de nacer, tenga ese lazo indestructible con la sangre y el sudor de los ancestros que la regaron generosamente.
En una cáscara de nuez se colocaba miel, para que la amargura no llegue nunca a su corazón.

Cuando el niño nacía, no se lo palmeaba, sino que se lo agitaba hasta que el llanto avisaba a la sorguina que era tiempo de reconocer a su madre, que luego de parir se recostaba, entonces se colocaba al recién nacido sobre su pecho, para que nunca mas olvidara el olor y el calor de su ama.

Cuando se expulsaba la placenta, ésta era enterrada en los campos de sembradíos para hacerlos mas fecundos.
Cuando este bebé, ya adulto hubiera cumplido su ciclo y su cuerpo muriera, también se lo cremaría y sus cenizas serían arrojadas al viento para que Amalur lo llevase donde la tierra necesita ser mas fértil, porque de la Madre Tierra venimos y a ella algún día volveremos.

Vía: Euskal Souvenirs

Itziar Rodriguez, Sobreviviente

Sobreviviente al Bombardeo

Itziar Rodríguez Seijó

26.12.1935 Gernika

Ella es Itziar, sobreviviente al Bombardeo de Gernika residente en Venezuela.

¿Quién es Itziar?

Nací un 26 de diciembre en Gernika, en el edificio del frontón antiguo, mi padre hijo de zamorano y abuela de Gernika. Por parte de madre ambos abuelos Gernikeses.

De milagro estamos vivos mi familia y yo. El día del bombardeo estábamos en el refugio y yo juagaba con un caracol, cayó una de las bombas y mi caracol se perdió. Comencé a llorar y una persona a quién le estamos muy agradecidos, Juanito el de La Taberna Vasca, nos dijo que saliéramos porque estábamos molestando al resto de personas. Salimos del refugio junto a él y 5 minutos después el refugio se fue al piso.

Luego del bombardeo tuvimos que salir. Mi padre estaba en el monte en la guerra y mi madre, mi hermana y yo tuvimos que salir a Ea. Allí estuvimos 4 años.

Fui criada en el Colegio Las Carmelitas en Gernika, con una niñez de muchas necesidades y dificultades, pero fui muy feliz.

¿Qué representa para Itziar Gernika?

Los Gernikeses somos muy orgullosos de nuestro pueblo, yo me siento orgullosa de haber sido criada allí, igual que toda mi familia, amo a Venezuela con toda mi alma, pero nací en Gernika.

¿Algún recuerdo de la niñez?

Dice emocionada que tiene muchos, pero que hay uno que no se le olvidará jamás:

Yo era muy tremenda y amiga de todo el mundo. Un día el hijo del Conde Arana golpeó a mi hermana, que era muy tímida. Yo le vi salir el día de su primera comunión vestido de punta en blanco, tomé un palo con alquitrán y le manché todo el traje. Eso valió una buena paliza, (ríe)

¿Qué representa el Gernika´Ko Arbolak de Iparragirre?

Canta el estribillo y dice que representa un himno para ella (ríe).

Adoro a Iparragirre porque sus canciones son preciosas.

¿Qué siente Itziar al ver El Gernika de Pablo Picasso?

Nada, soy más de música que de pintura. A finales de los sesenta lo vi en Nueva York, me senté, lo vi y dije: si esto lo hizo Picasso, pues bueno.

¿Itziar tiene algo que decirnos a los jóvenes?

Lean, no se olviden de la historia del pueblo vasco y de lo que puede volver a pasar, siento que los jóvenes no recuerdan lo que es Euskadi. Invito a que lean a Galindez.